quarta-feira, 1 de julho de 2009


"Comencé a cantar entre dientes, por obedecer en la oscuridad absoluta 
que no había hasta entonces conocido, la vieja canción del agua todavía no nacida, 
confundida con el gemido de la que nace; el gemido de la madre que da a luz una y otra vez 
para acabar de nacer ella misma, entremezclado con el vagido de lo que nace, la vida parturiente. 
Me sentí acunada por este lloro que era también canto tan de lejos y en mí, 
porque nunca nada era mío del todo. ¿No tendría yo dueño tampoco? 
La música no tiene dueño, pues los que van a ella no la poseen nunca. Han sido por ella primero poseídos, 
después iniciados. Yo no sabía que una persona pudiera ser así, 
que posee porque penetra mientras se desprende de su fuente, también en una herida. 
Se abre la música sólo en algunos lugares inesperadamente, cuando errante el alma sola, 
se siente desfallecer sin dueño. 
En esta soledad nadie aparece, nadie aparecía cuando me asenté en mi soledad última; 
el amado sin nombre siquiera. Alguien me había enamorado allá en la noche, 
en una noche sola, en una única noche hasta el alba. 
Nunca más apareció. Ya nadie pudo encontrarme."


Diotima de Mantinea 

por Maria Zambrano,
en Hacia un saber sobre el alma
Madrid, Ed. Alianza, 1989, p. 196 

gracias a "a media voz"

Sem comentários:

outros dias do caderno